Autor: Administrador

Muchas veces, en consulta, vemos animales que ya llevan tiempo mostrando sintomatología, pero su propietario no ha podido darse cuenta de la situación hasta que el animal no ha empeorado; otras veces se les da menos importancia a algunos signos clínicos que sí que la tienen y se deberían atender con rapidez.

A continuación, os proponemos 10 pautas a observar en vuestra mascota con el fin de determinar que es normal y que no, y la rapidez con la que debemos actuar si detectamos alguna.

Las diapositivas tienen un código de colores para clasificar la gravedad de los síntomas y cómo actuar:

-Color verde: todo es normal

-Color naranja: se trata de una urgencia, debes acudir al veterinario dentro de las primeras 24 horas tras observar los síntomas.

-Color Rojo: se trata de una emergencia, debes acudir al veterinario inmediatamente ya que la vida del animal puede estar comprometida.

El invierno es la época propicia para testar a nuestros perros y asegurarnos de que no han contraído la leishmania durante la primavera-verano.

Por eso te animamos a que vengas con nosotros a realizarle el test a tu mascota y te aproveches de un 20% de descuento, ¡Solo hasta el 30 de enero!; además si decides ponerle la vacuna contra la leishmania también se te aplicará un 10% de descuento.

No te lo pienses y ¡pídenos cita ya!, en tan solo 10 minutos podemos descartar que tu mascota haya contraído la enfermedad; además te damos las pautas necesarias para disminuir al máximo el riesgo de que pueda contagiarse en un futuro.

La leishmaniasis es una enfermedad presente en la Comunidad de Madrid que se transmite a través de la picadura de un mosquito; afecta mayoritariamente a perros aunque también pueden padecer la enfermedad otras especies como gatos o incluso el ser humano.

Se trata de una enfermedad que en perros no tiene cura, aunque su detección precoz y una pauta de tratamiento y revisiones adecuadas puede alargar la esperanza de vida del animal considerablemente.

Los principales signos clínicos son adelgazamiento y decaimiento, problemas de piel, crecimiento exagerado de las uñas, cojeras, gastroenteritis y aumento del tamaño de los ganglios linfáticos.

La mejor forma de prevenir los efectos de la enfermedad es:

1.- Proteger a nuestra mascota contra el mosquito con pipetas o collares efectivos, sobre todo en primavera-verano.

2.-Realizar un test al año, para asegurarnos de que nuestra mascota no ha contraído la enfermedad y en caso de ser positivo comenzar con el tratamiento lo antes posible.

3.-Vacunar a nuestra mascota contra la leishmania o dar un tratamiento preventivo con leisguard.

¿Qué alimentos son tóxicos para mis mascotas?

Es muy importante saber qué alimentos son perjudiciales para la salud de nuestras mascotas.

Si crees que tu mascota ha podido consumir alguno de los alimentos del cuadro anterior en cantidades considerables debes contactar inmediatamente con tu clínica de confianza para que te puedan decir como actuar.

En todo caso, es imprescindible actuar a tiempo, por lo que además de ponerte en contacto con tu veterinario, es muy importante que hagas vomitar a tu mascota durante la primera hora después del consumo de cualquiera de los alimentos tóxicos. Esto evitará que tu mascota tenga daños internos irreversibles.

¿Qué alimentos debo evitar dar a mis mascotas?

Es importante también conocer los alimentos que aunque no están dentro de los considerados como muy tóxicos también pueden ser dañinos para nuestras mascotas.

Si crees que tu mascota a consumido alguno de estos alimentos, hay que hacer un seguimiento de nuestra mascota por si tiene algúno de los síntomas, en cuyo caso, llama a tu veterinario de confianza para que le haga una revisión.

Black Friday 2019

¿Tienes dos o más mascotas?

Entonces, ¡el Black Friday dura todo el año!

Solamente por tener dos o más mascotas ya puedes disfrutar de nuestros descuentos de familia numerosa. 20% de descuento en todas las vacunas y 10% de descuento en las consultas. Los descuentos se aplicarán directamente al hacer ficha con nosotros.

A que esperas, ¡pide tu cita ya y ven a conocernos!

(Del 1 al 30 de noviembre de 2019)

Durante el mes de noviembre aprovecha de las ofertas que tenemos en castraciones.

30% Descuento en castraciones de machos y 20% descuento en castraciones de hembras.

Además todas las castraciones incluyen:

  • Consulta preoperatoria con analítica sanguínea y electrocardiograma.
  • Anestesista y motorización durante toda la cirugía.
  • Medicación y revisiones postoperatorias.
  • Dos sesiones de láser para acelerar la cicatrización.

¡Aprovecha y pide cita YA!

Tenemos que ser conscientes del papel tan importante que ejerce el pelo en los perros, sobre su piel y su salud en general.

La principal función del pelo, es la de proteger la piel. Protegerla del frio, en invierno, pero también del calor en verano. Así como de los rayos del sol y posibles quemaduras.

El manto de los perros está compuesto por dos tipos de pelo:

  • Pelo primario o de cobertura. Es la capa más externa que tienen, cuya función es la de proteger la piel de los rayos del sol, frenando los rayos UV y previniendo quemaduras. Este tipo de pelo es el que aporta el brillo, la suavidad y la apariencia externa de nuestras mascotas. 
  • Pelo secundario o subpelo. Es una capa interna y más próxima a la piel, que se encarga de aportar mayor protección frente a las altas o bajas temperaturas, ejerciendo de aislante térmico. El subpelo también es el encargado de proporcionar volumen al manto.

Expuesto esto, tenemos que entender que rapar o rasurar a nuestro perro, al contrario de lo que la mayoría de la gente piensa, sólo es perjudicial para ellos, dejándoles desprotegidos ante el calor y los rayos del sol.

Debemos cambiar esa creencia generalizada de que, reduciendo al mínimo su densidad de pelo, le estamos ayudando a pasar menos calor, es un error.

Esta práctica es especialmente grave en razas con subpelo, o de doble capa, como los Pomerania, Golden, Huskys, Alaskan Malamute, Samoyedos, cualquier tipo de perros pastor. Ya que rasurando el manto, lo único que conseguiremos es alterar el crecimiento natural del pelo, y la armonía entre el pelo primario y el secundario, degenerando así su calidad y su belleza natural.

Un ejemplo que refleja irreversibilidad de esta mala práctica, es la alopecia post-clipping, o no crecimiento del pelo, y la no regeneración adecuada del mismo.

Creando visualmente “calvas” o zonas de pelo irregulares, donde el crecimiento del mismo puede incluso no volver a producirse.

Algunos ejemplos en imágenes:

Husky Siberiano con falta de pelo primario.              

Imagen obtenida de: http://harbourviewanimalhospital.com

Alopecia post Clipping en Pomerania, con afectación de pelo primario y secundario.


Imagen obtenida de : https://www.thegroomersspotlight.com

En esta época en la que estamos, cuántas veces hemos dicho, ¡Cuánto pelo suelta! ¡Está todo lleno de pelos!

Claro, nuestras mascotas atraviesan la época de muda, se deshacen del pelo muerto para dejar paso al crecimiento de pelo nuevo, o para aligerar su manto de cara a la subida de temperaturas.

La duración del proceso de muda puede variar de unas razas a otras, pero generalmente abarca los meses principales de primavera y otoño.

Sin embargo, hay perros que según su raza, como el Golden, o los perros nórdicos, que pueden mudar su pelo durante todo el año, porque van regenerándolo poco a poco.

No podemos evitar la caída del pelo de nuestras mascotas, pero si podemos ayudarles a desprenderse de todo el pelo muerto e innecesario.

Es muy importante, no sólo en épocas de muda, si no también durante todo el año, realizar un cepillado frecuente y de calidad. Sobre todo en perros de gran densidad de pelo y subpelo, facilitaremos deshacerse del pelo muerto, y evitaremos formación de nudos y problemas en su piel.

Existen diferentes tipos de utensilios para realizarlo, cada uno se puede ajustar mejor a los diferentes tipos de pelo, según que razas, lo mejor siempre es asesorarse previamente o buscar información que mejor se ajuste a nuestro perro.

Los tipos de cepillos recomendados para la retirada de muda, son:

Cepillos o cardas de púas largas metálicas

Cepillos o manoplas de goma

Rastrillos o deslanadores (siempre sabiendo cómo usarlos, pues una mala práctica puede romper el pelo y dañar la piel)

Realizando un cepillado diario, en los meses principales de cambio de pelo, y semanalmente durante los meses del resto del año, ayudaremos a mantener el manto más limpio, cuidado, y libre de nudos y exceso de pelo.

Es muy recomendable acudir a la peluquería canina cada cierto tiempo, especialmente en estos meses primaverales.

Ayudaremos mucho al buen estado del manto con un baño mensual, y su correspondiente deslanado así como con los arreglos necesarios. Sobre todo en razas en las que no es recomendable el rasurado del pelo, es de especial importancia la retirada de pelo muerto y una buena higiene.